Que ver en Londres - Little Venice, Camden Town, Tate Modern

Día 4, 4 de enero - Little Venice,  Camden Town, Puente del Milenio y Tate Modern

El domingo nos amaneció nublado, pero si rastro de agua, con lo que íbamos a intentar aprovechar al máximo de este día, ya que es el último que íbamos a tener completo en Londres.

Para empezar, nos dirigimos a un lugar que no se suele visitar habitualmente de Londres, Little Venice, como podéis imaginar se trata de una zona de canales de agua, en los cuales parece que hayas cambiado de ciudad y abandonado la gran urbe que es Londres.

Las dos estaciones más cercanas a Little Venice, son Paddington y Warwick Avenue. Nosotros decidimos bajarnos en Paddington, y desde ahí dirección norte comenzamos a visitar los canales.


El paseo nos lleva hasta el vecindario de Maida Vale, donde en la confluencia de los canales Grand Union Canal y Regent`s Canal se forma un especie de piscina de forma triangular donde encontramos amarrados bastantes barcos, y desde donde parte un Waterbus que nos puede llevar al Zoo de Londres o Camden Town como hicimos nosotros.


El Regent`s Canal se construyó para conectar el Tamesis con el Grand Union Canal para favorecer el transporte de mercancías. Las barcazas que se usaban se conocían con el nombra de “Narrowboats”, y hoy en día se utilizan como viviendas particulares, cafeterías, como alojamientos para turistas, y como transporte o bien particular o bien para visitas turísticas, como el Waterbus.

La zona te ayuda a desconectar del Londres que estamos acostumbrados a visitar, de los bullicios, de la gente.  A pesar de hacer frio, disfrutamos mucho del paseo por los canales. Este barrio tan peculiar debe estar especialmente bonito en primavera y verano, por lo que lo aconsejamos para todas aquellas personas que deseen ver algo diferente en Londres.

Desde aquí cogimos uno los cruceros fluviales, Waterbus, para realizar un bonito paseo turístico por el Regent`s Canal hasta Camden. Nosotros elegimos a la compañía “London Water Bus” para realizar el crucero.

El trayecto dura unos 50 minutos y los horarios y frecuencias varían en las distintas estaciones por lo que es necesario chequear los horarios en su página web o en los carteles informativos que encontraremos en el amarre de barco. El paseo transcurre por el Regent Canal.

Una vez en Camden Town, dimos una vuelta por este barrio tan famoso de Londres, gracias a sus mercados. Se caracterizan por la gran cantidad de puestos de comida y ropa. Y el mejor día para visitarlo es el domingo que es el día más animado.

Nada más bajar del barco nos encontramos con el puesto de unos chicos españoles que hacían tortillas de patatas. No pudimos resistirnos y nos hicimos un montadito de tortilla con chorizo de león, estaba deliciosa.

Una de las tiendas más populares del mercado, Cyberdog, se encuentra en lo que eran los antiguos establos del mercado de Camden. Se trata de una tienda de ropa bastante “futurista”, llena de colores fluorescentes y diseños “modernos”. La música house suena a todo volumen, llegando a veces a desesperarte. La tienda tiene 3 pisos en los que encontramos desde ropa, hasta una infinidad de accesorios de lo más psicodélicos. Incluso encontramos una sección a modo de sexshop.

En fin una experiencia “multisensorial” en la que no se podían hacer o fotos o sí….

Seguidamente nos dimos unas vueltas por el mercado en el cual se pueden comprar los típicos recuerdos turísticos como souvenirs y camisetas o sudaderas de Londres. Hubieron algunos que “picaron” y compraron algunas sudaderas.

Encontramos varios puntos representativos por el mercado como pueden ser las famosos motos junto al río donde la gente se sienta para comer algo.

Muy interesante también son las casetas pintadas con graffitis muchos de ellas auténticas obras de arte.

Después de pasear por el mercado fuimos a la zona de puestos de comida para comer. Lo bueno que tiene esta zona es que hay muchos puestos de comida donde puedes ir cogiendo la comida que más te apetezca y comer diversas comidas del mundo, chino, tailandes, hindú, italiano, etc…

Al atardecer decidimos movernos al otro lado de la ciudad para ver la Tate Modern. Cogimos el metro para dirigirnos a la parada de Mansion House, y dando un paseo llegamos hasta la Catedral de St. Paul, donde bajando por las escaleras que hay justo en la entrada llegamos al famoso Puente del Milenio, Millennium Bridge. Se encuentra entre los puentes de Southwark y Blackfriars, y se inauguró en el año 2000, de ahí su nombre.

Este puente que es una pasarela peatonal colgante, y es obra del famoso arquitecto Norman Foster y Anthony Caro, y está construido en acero y aluminio. A los dos días de inaugurarlo hubo de cerrarse por las vibraciones producidas por la gente al cruzarlo que hacían peligrar su integridad estructural. Una vez solucionados los problemas, “casi 2 años después”, volvió a reabrirse.
Las vistas desde el puente son fantásticas ya que hacía un lado tenemos la vista de la Catedral de St. Paul y hacia el otro encontraremos el museo Tate Modern.

La Tate Modern es el Museo Nacional Británico de Arte Moderno, y se trata del museo de este género más visitado del mundo. Está ubicado en la antigua Central eléctrica de Bankside. La colección permanente del museo es una de las más completas del mundo con obras de Dalí, Warhol y Picasso.

Las exposiciones temporales suelen ocupar la planta baja del museo donde se ubicaban las turbinas de la antigua central eléctrica.

Una de las vistas más interesantes de la ciudad son las que se pueden observar desde su cafetería, así que hicimos un alto y degustamos una cerveza mientras disfrutábamos de las formidables vistas.

Antes de cenar, y al ser nuestra última noche en Londres, decidimos acabar el día acercándonos a ver de noche el famoso Big Ben y el London Eye, antes de tomar nuestra última cena en Londres, por ahora…
Después de las fotos de rigor, decidimos irnos hacia Trafalgar Square a cenar a un restaurante italiano Prezzo junto a la plaza.


Aquí os dejo todas las etapas del viaje:

Victor Rodrigo Soria

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Nos vamos a Londres dentro de tres dias, el 5 de enero. Nos vamos igual que vosotros con dos niñas pequeñas ( una de 7 y otra de 2 años) pero están muy muy acostumbradas a viajar. La de 7 ya nos selecciona los destinos desde que con 4 años la llevamos a China.
    Me ha encantando vuestro blog. Seguir escribiendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras. La verdad es que a los niños hay que acostumbrarlo desde bien pequeños a viajar, pero se vuelven "adictos", jajajajaja

      Espero que disfrutéis de la visita a Londres, y muchas gracias por pasar por el blog.

      Saludos.

      Eliminar