Que ver en Tokyo – Asakusa y Odaiba

Día 17 – Tokyo – Visita Asakusa y Odaiba

Hoy el despertador ha sonado a las 5 de la mañana para irnos a la lonja de Tsukiji, pero como llovía hemos decidido seguir durmiendo. Cuando nos hemos levantado, nos hemos dirigido a Asakusa, es uno de los barrios más antiguos de Tokyo, y su principal punto de interés es el templo Senso-ji, conocido como Asakusa Kannon-do, principal templo budista de la ciudad.

Hemos accedido por la puerta Kaminarimon, puerta del Trueno, con los dioses Fujin, dios del viento, a la derecha y Raijin, dios del trueno a la izquierda, además de la puerta cuelga una gran linterna.

Esta puerta sirve de acceso a la calle comercial que dirige al Senso-ji, la calle se llama Nakamise-dori y nos lleva directamente al gran punto de interés del barrio el Templo Senso-ji, principal templo budista de la ciudad. La leyenda dice que en el año 628, dos hermanos pescaron una estatua de Kannon, la diosa de la misericordia en el río Sumida, aunque volvieron a ponerla en el río siempre volvía a ellos. Por eso se construyo Sensoji allí para la diosa Kannon. El templo fue terminado en el 645 lo que lo hace el templo más antiguo de Tokio, es visitado anualmente por 20 Millones de personas.

La pena ha sido que también nos hemos encontrado con el edificio principal en restauración.


Desde aquí hemos cogido un barco que nos ha llevado por el río Sumida hasta la isla artificial de Odaiba. Se trata de una isla futurista construida en la bahía de Tokyo con terreno ganado al mar. La isla está plagada de centros comerciales y centros de entretenimiento.

Hemos subido al mirador del edificio de la Fuji TV, en cuya parte superior hay una gran esfera donde hay un observatorio, en la planta 25.

La isla se caracteriza por sus centros comerciales y por el puente que la une a tierra, el Rainbow Bridge, que luce su esplendor por la noche, pero nosotros nos conformamos con verlo por la tarde. Además y cosa curiosa, tenemos una copia de la estatua de la libertad, pero únicamente en la forma, no en el tamaño.


Desde aquí hemos ido a un parque cercano a ver un Gundam, serie de dibujos japoneses parecido a Mazinger. Se trata de un robot a tamaño real, de unos 30-40 metros. Es alucinante la gente que se acercaba al parque para ver el robot.


Para terminar la tarde nos hemos dirigido a la Omotesando, calle donde se asientan las principales marcas del mundo, en busca del Oriental Bazar, para comprar algunos souvenirs. Además en esta calle, hay un Zara, que demuestra el poder que ha adquirido la marca a nivel internacional, es un edificio con la fachada de cristal de 3 plantas, en una de las avenidas comerciales más importantes de Tokyo.

Victor Rodrigo Soria

No hay comentarios:

Publicar un comentario